Bunyols de Quaresma

En una frase

Los buñuelos de cuaresma son los dulces típicos de Semana Santa en Catalunya, originales de la zona de l’Empordà, que se diferencian de los buñuelos de viento por tener un agujero en el medio y una masa aromatizada con vino blanco, ralladura de limón, cilantro y anís o matalahúga.

Cuéntame un poco más…

Los primeros buñuelos conocidos se remontan al siglo X, unos bollos fritos que los judíos sefarditas llamaban bimuelos y solían comer durante la Janucá.

Son la mejor forma de pasar el ayuno de la Cuaresma y la Semana Santa, con un toque de dulce para los momentos más difíciles y una forma discreta para no levantar polémica. Sólo se deberían comer los miércoles y los viernes, tal como manda la tradición y porque mucho anís tampoco es bueno.

No, no son buñuelos de viento. Esos son más redondos y están vacíos por dentro, o se suelen rellenar con crema, nata o chocolate. Además, los bunyols de quaresma tienen hasta una marca registrada en l’Empordà, los brunyols, así que ojo con confundirlos.

¿Sabías que?

La palabra bunyol o brunyol viene de bony, que en catalán significa bulto, así que es normal que los buñuelos tengan esa forma redonda imperfecta, aplastada o un poco abultada, es su razón de ser.

bunyols de quaresma

Facebook Comments