El mítico bar de Malasaña El Palentino cierra sus puertas

Esta semana recibimos la triste noticia de que el mítico bar de Malasaña El Palentino echará definitivamente el cierre hoy jueves, tras la muerte hace un par de semanas de Casto Herrezuelo. Para los que hemos nacido y vivido en Madrid (y más concretamente en el Barrio de Malasaña), es una noticia que nos ha consternado profundamente. Su dueña, Lola López (Loli), ha decidido echar el cierre ya que no puede regentar el bar ella sola.

La historia de local bar comienza cuando Lola López llegó a Madrid con trece años. Tras varios años, terminó conociendo al hermano de Casto, Moisés, con quien se casó. Él y Casto ya regentaban el mítico bar Palentino. Y Lola se sumó al negocio familiar.

El bar más antiguo de la calle Pez, con su con barra metálica y decoración simple y austera, es un viejo conocido de los jóvenes (y no tan jóvenes), que lo han visitado a lo largo de todos estos años, convirtiéndolo en una verdadera institución del barrio de Malasaña. Alex de la Iglesia lo encumbró hace un par de años en el cine español con su película “El Bar”, y recientemente hasta en La Gran Manzana el bar cuenta con adeptos que llevan orgullosos sudaderas con su nombre elaboradas por la marca española-americana “Ponte Ahí”.

Por el Palentino han pasado gente de todo tipo y condición social, desde famosos artistas, hasta presentadores, cantantes, músicos e incluso políticos de un amplio espectro político.

Sus míticos pepitos de ternera y sus sándwiches a la plancha, sus botellines, sus cafés y sus copas a precios irrisorios han hecho las delicias de sus parroquianos a largo de estos 50 años en los que Casto y Loli han regentado este entrañable bar. Malasaña, sus vecinos y los clientes del Palentino van a echar de menos la simpatía de Loli y el ambiente canalla de esta institución en el centro de Madrid. Quien sabe si sus próximos dueños (estamos seguros de que pretendientes no le faltan) sabrán conservar el espíritu y la esencia del Palentino.

Desde Goxo, queremos agradecer a Loli y toda su familia todos estos años donde hemos podido disfrutar de su simpatía y naturalidad, convirtiendo a el Palentino es un sitio de culto y en una verdadera referencia para los amantes del Barrio de Malasaña.

Facebook Comments