Patatas Bravas

¿Quién no ha oído alguna vez el grito «Una de Bravas» en los bares de tapeo de Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla ?.Raro es el bar, restaurante o casa de comidas que visiteis que entre sus platos de carta no incluya las patatas bravas. Se trata sin lugar a dudas de una de las raciones o tapas más más populares en nuestro país. Su origen es muy confuso; para ello hay que remitirse al año 1960, aunque la propiedad de la receta original no se sabe con exactitud, ya que para algunos pertenece al restaurante Madrileño La Casona, y para otros sin embargo fue Casa Perico quien lo descubrió (Ambos restaurantes ya no existen en Madrid).

Sin embargo, también cuenta la leyenda que se cocinaban en el local de la calle Álvarez del Gato (conocida como «callejón del gato»), antes llamado “Vinícola Aurora Barranco” y que después pasó a llamarse,»Las Bravas», el cual tenía su propia salsa brava registrada. Dicen lo lugareños que en los años 60 habían largas las colas en el exterior de estos bares, solo para probar sus patatas bravas.

Podemos encontrar diferentes variedades de  este plato a lo largo de todo el país, en Madrid, cuna de esta receta, se hace con tomate y cayena; en Cataluña y la Comunidad Valenciana se hace con un majado de ajo, aceite de oliva, guindilla y pimentón; en Andalucía suelen servirse acompañadas de ali-oli, etc. Sin embargo, la receta más estándar consta de los siguientes ingredientes:

  • 4 patatas grandes
  • 1/2 cebolla
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • 1 cucharada de pimentón
  • 1 taza de tomate natural triturado
  • 1 cucharada de harina
  • vinagre
  • aceite
  • sal
  • azúcar
  • agua

Preparación:

  • Coloca las patatas en una olla con agua y hiérvelas. Deja que se cuezan a fuego alto.
  • Corta la cebolla en dados y pica el perejil y las cayenas
  • Calienta dos cucharadas de aceite, preferiblemente de oliva, en una sartén y sofríe la cebolla hasta que esté transparente.
  • Cuando la cebolla esté lista, añade el ajo y las cayenas. Cuando el ajo esté dorado, retira la sartén del fuego y añade el pimentón. Remuévelo todo bien para que se mexcle correctamente y pónlo a fuego lento
  • Añade la taza de tomates y cocina todo durante 5 minutos, removiendo para que no se pegue. Añade el azúcar y la sal.
  • Disuelve la harina en media taza de agua y añádela a la salsa de tomate, méxclalo todo bien y cúbrelo con agua. Debe estar al fuego durante 15 minutos.
  • Añade el vinagre. Pon la salsa en la batidora y mezcla todo hasta que no queden grumos.
  • Cuando las patatas estén blandas, déjalas enfriar hasta que estén a temperatura ambiente. Pélalas y córtalas en trozos irregulares de unos 3cm de grosor.
  • En una sartén calienta abundante aceite de oliva y fríe las patatas de varias veces.
  • Una vez estén doradas, coloca las patatas en papel absorbente para que se escurra el exceso de aceite.
  • Coloca las patatas en una bandeja o cuenco y vierte sobre ellas la cantidad deseada de salsa.

Como dato curioso, cabe destacar que esta tapa tan española, fue reconocida por la ONU en el año 2008, ya que este organismo publicó un recopilatorio de recetas españolas en el que incluía este famoso plato.

Facebook Comments